Benedetta Cimatti

Él es fascinante, irónico, nostálgico. Ella está llena de vida, es inteligente, pasional y vive el momento. Cuando se encuentran, se enamoran al instante. Sólo después, creciendo uno al lado del otro, sus personalidades van evolucionando y se transforman. Él se vuelve más despreocupado y ella, en cambio, más melancólica. Por lo tanto, el espectador descubrirá tantas historias de amor como puntos de vista tengan ambos protagonistas, de acuerdo a sus cambiantes estados de ánimo. Sigue leyendo