Con motivo del lanzamiento en DVD del film “Ave Fénix”, la actriz alemana habló sobre su personaje, el nazismo y el Holocausto. “En Alemania, son temas con los cuales se convive”

Por Fernando Brenner

Para el público germano, el rostro de Nina Kunzendorf es muy conocido dado que desde 2002 hasta la fecha ha trabajado en 17 telefilms y en 6 series de televisión. Es una actriz reconocida pero en cine es muy poco lo que hizo. Un debut a los 21 años en un olvidado film, luego diez años de intensa labor teatral, hasta que en 2003 participa en “La calle de las Rosas” bajo las órdenes de la prolífica y reconocida realizadora berlinesa Margarethe von Trotta.

Nina Kundzerdof

Recién 10 años después retorna a la gran pantalla, ahora con un protagónico en “Mis hermanas” de Lars Kraume. A continuación de su elogiada labor en el film de Christian Petzold, tuvo una participación en la superproducción “La Dama de Oro” de Simon Curtis, con Helen Mirren, Ryan Reynolds, Elizabeth McGovern, Charles Dance, Daniel Brühl y Jonathan Pryce (a estrenarse el próximo Jueves 18 de Junio en la Argentina).

El pasado mes de Marzo, estuvo en nuestro país de manera especial para presentar “Ave Fénix” (Phoenix) la Película de Apertura en Pantalla Pinamar (Encuentro Cinematográfico Argentino-Europeo), donde tuvimos la oportunidad de tener un diálogo exclusivo con la actriz nacida en Mannheim (10/11/71), la misma ciudad del tradicional festival de cine que este año cumple su 65° edición-, con la ayuda en la traducción del alemán del responsable de German Films en el país, Gustav Wilhelmi.

Con motivo del lanzamiento en DVD del drama alemán, ésto es lo que nos contó:

¿Qué fue lo que más te atrajo para aceptar el rol de Lene en “Ave Fénix”?

– Hay distintos aspectos por los cuales me acerco a una película. Puede ser por el guión, por el personaje, por los actores, el director, el medio en que se desarrolla. Estos son factores  a los cuales analizo para decidir si acepto equis papel. Y en este caso todas estas cuestiones coincidían para aceptarlo. Con el guión tenía ciertas inquietudes. El papel me gustaba mucho. Con Nina Hoss no había trabajado nunca, pero cuando nos encontramos nos confesamos nuestra mutua admiración. Con el director Petzold había varias películas que me agradaban. Y además durante el rodaje la relación con Nina (Hoss) fue muy buena y todos los factores fueron positivos.

¿Cómo fue el encarar este personaje el cual es muy fuerte, pero además es difícil y no muy común en sus características?

– Cuando uno nace, crece y estudia en Alemania el tema del nazismo, del Holocausto, es un tema con el cual uno convive, se educa, ya de base uno trae el conocimiento de estas cosas ya lo tiene incorporado, antes de haber leído el guión. Este tema es algo que ya se trata en el colegio, en la familia. Uno ya trae estos antecedentes de conocimiento con los cuales uno creció. Lo que no tenía noción era sobre esta agencia judía que ayudaba a ex presos de campos de concentración a recuperarse. Y sobre eso si estuve estudiando para mi papel.

¿Vos soles investigar alrededor del personaje que vas a asumir?

– Como actriz no suelo interiorizarme teóricamente acerca de lo que tenga que ver con mi personaje. Eso lo hago directamente en la escena, en el momento previo a la toma en pleno rodaje. En este caso lo bueno y positivo fue el hecho de trabajar junto a Nina Hoss y entre las dos nos “tirábamos la pelota”, fue una relación muy íntima y muy buena. Y además el director nos dio una base para poder trabajar más fluidamente. Por eso no fue necesario estudiar los antecedentes del personaje, sino que fue algo más intuitivo, más de trabajarlo en el set de filmación.

¿Qué es lo que más te impactó de tu personaje, que hay tuyo allí y que es lo que vos tomaste de él?

– Es una pregunta difícil. Lene es una persona pragmática, muy pro activa, muy observadora como cuando mira los tatuajes y los números con una lupa. Y esa actitud a mi me identifica mucho porque soy de observar y querer saber de lo que se trata. Cuando uno se mete en un personaje también pone parte de uno mismo y se involucra dentro del rol. Lo que me gusta de este papel es que Lene mira hacia el futuro pero sin olvidarse del pasado. Y tiene decisiones muy claras.

¿Cómo le ha ido al film con relación al público local y con la crítica internacional?

– Yo he visto el film en Berlín y acá en Pinamar. También cuando se dio en Toronto y en San Sebastián con los colegas que he hablado ha habido reacciones distintas hacia la película. El público alemán la ve de alguna manera con cierto recelo, con más cuidado por ese sentimiento que puede tener para los alemanes frente a otros públicos que no tiene una relación directa de esos acontecimientos.  En Alemania surge mucho esa pregunta que dice: ¿Está bien contar una historia de amor, después del Holocausto, después de la guerra? ¿Está bien mostrar una judía que sale de un campo de concentración y ya no vive en un a casa adinerada? Ese tipo de preguntas surgen más en Alemania.

¿Y afuera de tu país?

– Y por ejemplo, acá surge la pregunta de si es una historia creíble. No en relación al Holocausto, sino a la historia de amor en ese marco.

De los pocos largometrajes para cine que hiciste, tu debut fue de muy joven con un realizador turco… “Langer Gang”, premiado en San Sebastián.

– Si, pero eso prefiero olvidarlo. Yo me paseé 10 años trabajando en teatro.

¿Entonces podemos decir que tu verdadero debut fue en “La calle de las rosas” de Margarethe von Trotta?

– Si y además ahí yo cantaba una canción. .. estoy tratando de acordarme el título… (N.del r: La canción era “Ich weiss nicht, zu wem ich gehöre” de Friedrich Hollaender. Algo así como “No sé a quién pertenezco”. Fue una canción que hizo famosa Marlene Dietrich en 1932)

Tu siguiente y último trabajo en cine es en “La dama de oro”, que incluye un super elenco internacional donde actúan entre otros Helen Mirren, Ryan Reynolds, Daniel Brühl, Charles Dance y Katie Holmes. ¿Que nos podés contar sobre esta experiencia?

– Sí, ahí tengo un pequeño papel. El film se preestrenó en el Festival de Berlín, pero no lo pude ver porque no estaba esa noche allí. No se cuanto de mi papel quedó en la película. Si de lo que filmé, solo quedó una parte, ¡entonces no quedo nada! (Risas).

¿No tuviste escenas con ninguno de ellos?

En la narración yo aparezco en unos flashbacks. Hacía de la madre de Helen Mirren. Con los otros tampoco tuve escenas. Con el que estuve si fue con Allan Corduner, un actor sueco, pero criado y radicado en Inglaterra. El hacía de mi esposo. El argumento gira en el personaje de Helen Mirren quien es una mujer de origen judío que emigra a los Estados Unidos desde Austria durante la Segunda Guerra Mundial. Y 60 años después quiere recuperar sus pertenencias que le han robado los nazis.

Contanos algo de tu otro film para cine, “Mis hermanas”, donde si sos una de las protagonistas…

Te voy a decir algo, yo a “Ave Fénix” la tengo cerca de mi corazón. Y las otras películas las he hecho porque soy profesional y no tengo como un sentimiento profundo hacia ellas. Yo no reniego de hacer televisión. Los telefilms que suelo hacer son mucho más afines y cercanos en relación a las películas que he hecho para cine. En “Mis hermanas” hago de un personaje que es una mujer que la van a operar del corazón. Y como no se si voy a sobrevivir a la operación, me reúno con mis hermanas y hacemos como un recorrido por lugares de nuestra infancia. Y teníamos un sueño que era el de ir a París. Y hacia allá vamos. Y finalmente volvemos a Berlín.

¿Cómo se vive hoy en Alemania, en medio de la crisis financiera europea, la cuestión del fomento a la producción cinematográfica? ¿Es necesario salir a buscar coproducción?

– No tengo mucho conocimiento en relación a los montos a lo específico del costo de producción. Si te puedo decir que Alemania a nivel económico dentro de Europa está mejor situada. Igualmente al cine se le complica. A los que más les está complicando hoy en día es a la televisión, lamentablemente se está ahorrando en muchos rubros y especialmente en la calidad. Pero en el caso de la producción de “Ave Fénix” yo me sentía que estaba en “Alicia en el país de la maravillas”, porque se podía trabajar holgadamente. Es que al filmar así te permite acceder a dineros de la Comunidad Europea. Además en Alemania en casi todas las películas participa la televisión, para conseguir fondos. Sea estatal o privada.

Información sobre los últimos estrenos de cine y televisión por cable, música, bandas sonoras de películas, lanzamientos en DVD, Libros, Comics y mucho más.