Por María Gabriela Losino

5 de 5

Tom Hopper, ganador de un premio Oscar en 2011 por “El Discurso del Rey”, dirige espléndidamente la adaptación cinematográfica del musical creado por el compositor Claude-Michel Schönberg y el libretista Alain Boublil para la puesta original francesa estrenada en Paris en 1980, la cual -años después- fue adaptada al idioma inglés por el productor teatral británico Cameron Mackintosh junto a Herbert Kretzmer.

Los Miserables

A partir de ese momento, “Los Miserables” -basado en la novela del poeta y escritor francés Victor Hugo- ha causado sensación mundial, ya que ha sido visto por más de 60 millones de personas en 42 países (ha sido adaptado a otros 20 idiomas alrededor del planeta) y continúa rompiendo todos los records de taquilla desde su estreno en 1985 en el Barbican Centre de Londres.

Enmarcada en la Francia post-Revolución Francesa, esta producción nominada a 8 premios Oscar y que ya se ha alzado con otras tantas estatuillas durante la actual temporada de premios, nos cuenta la historia de un grupo de personas que sufren las consecuencias políticas, sociales y económicas de aquella crisis que los llevó a vivir en la más absoluta miseria.

El relato comienza en Toulon en 1815 donde conocemos al principal protagonista, Jean Valjean (Hugh Jackman), un prisionero -conocido como el convicto Nº 24601- al que le conceden la libertad condicional tras 19 años de ser sometido a trabajos forzosos por haber robado un pan.

Durante su búsqueda de trabajo honesto, alojamiento y comida descubre que, por culpa del papel que se le entrega al momento de su liberación y que lo acredita como ex-convicto, siempre será un marginado… hasta que conoce a un obispo (encarnado por Colm Wilkinson, actor que interpretó a Valjean en la puesta teatral londinense) que le muestra compasión.

Eventualmente Valjean, con una nueva identidad, inicia también una nueva vida que obviamente lo lleva a violar su libertal condicional, por lo que comienza a ser perseguido por un inspector de policía sin escrúpulos llamado Javert (Russell Crowe) que durante años se obsesiona con cazar al infractor.

Ocho años después, la trama se traslada a Montreuil donde Valjean, convertido en dueño de una fábrica, conoce a Fantine (Anne Hathaway), una humilde empleada que se ve forzada a prostituirse para poder mantener a su pequeña hija Cosette (interpretada por Isabelle Allen en su niñez y por Amanda Seyfried en su adolescencia), a quien dejó al cuidado de un matrimonio dueño de una posada, los Thénardier (Helena Bonham Carter y Sacha Baron Cohen). Valjean, sintiendo pena por esta madre enferma, le promete encontrar a la niña y hacerse cargo para que no le falte nada.

Ya en París en 1832, los pobres expresan su miseria en las calles de la ciudad, entre ellos un niño llamado Gavroche (Daniel Huttlestone, actor que interpretó este mismo papel en la puesta de Londres) junto a un grupo de estudiantes idealistas, liderados por Marius Pontmercy (Eddie Redmayne) y Enjolras (Aaron Tveit), que buscan el apoyo del pueblo para prepar la revolución y -las posteriores barricadas- en busca de un cambio político.

Para los que no están muy familiarizados, no vamos a revelar los giros de la historia que -a lo largo de 2 horas y media- nos conmueve con este relato social (de sueños rotos y amor no correspondido, sacrificio y redención) que es expresado 100 por ciento a través de la música (aquí no hay diálogo a diferencia de otras películas del género), con canciones como “Look Down”, “I Dreamed a Dream” (una especie de himno de esta obra en la que Anne Hathaway despliega todo su talento al transmitir la degradación de su personaje), “Who Am I”, “Bring Him Home”, “Do You Hear the People Sing?”, “A Heart Full of Love”, “One Day More” y “On My Own”.

Las interpretaciones de todo el elenco son excelentes. Comenzando por el multifacético actor australiano Hugh Jackman, quien tiene una vasta experiencia en musicales de Broadway, pasando por un Russell Crowe que nos sorprende con sus dotes para el canto (de hecho ha participado en la puesta del musical “Grease”, es cantante, compositor y tiene una banda). A ellos les siguen Amanda Seyfried, quien tiene un musical en su haber tras participar en “Mamma Mía – La Película”, y vuelve a deleitarnos con su dulce voz, y Anne Hathaway, sobre quien no me alcanzan las palabras para describir semejante desempeño, así como Samantha Barks como Éponine, quien también participó en la puesta teatral en Londres con este mismo papel.

Presentando una innovadora técnica en lo que respecta a un proyecto musical de esta envergadura, mediante la cual el director decidió que los actores cantaran en vivo en el set utilizando un auricular en sus oídos, a través del cual escuchaban la música en piano que más tarde sería reemplazada por una orquesta, “Los Miserables” es una experiencia visual con una lograda recreación de época, diseño de vestuario, maquillaje y efectos visuales y sin dudas, una propuesta para pocos (los amantes del género musical, salvo excepciones) que ha sido aclamada por muchos.

  • Distribuidora: United International Pictures
  • Duración: 158 minutos
  • Calificación: SAM 13 c/Reservas
  • Género: Drama / Musical / Romance
  • Estreno: 14/02/13
  • Sitio web (en inglés): www.lesmiserablesfilm.com

Galería de imágenes

Trailer 1

Trailer 2

“Los Miserables” (Les Misérables) es una presentación de United International Pictures. Dirigida por Tom Hooper. Protagonizada por Hugh Jackman, Russell Crowe, Anne Hathaway, Amanda Seyfried, Eddie Redmayne, Aaron Tveit, Samantha Barks, Helena Bonham Carter y Sacha Baron Cohen. Un guión de William Nicholson, Alain Boublil y Claude-Michel Schönberg, basado en la obra musical de Claude-Michel Schönberg y Herbert Kretzmer, a partir de la novela “Los Miserables”, escrita por Victor Hugo.

Producida por Tim Bevan, Eric Fellner, Debra Hayward y Cameron Mackintosh. Productoras Ejecutivas: Liza Chasin y Angela Morrison. Co-Productor: Bernard Bellew. Productor Asociado: Thomas Schönberg. Diseño de Producción: Eve Stewart. Diseño de Vestuario: Paco Delgado. Fotografía: Danny Cohen. Edición: Chris Dickens y Melanie Ann Oliver. Música: Claude-Michel Schönberg. Letras: Herbert Kretzmer.

Periodista/Redactora en Cine y más...