Por María Gabriela Losino

Estrella 3 y media

Sylvester Stallone y Robert De Niro nuevamente encarnan a boxeadores en la pantalla grande. Uno fue Rocky Balboa en la saga “Rocky” y el otro, Jake La Motta en “Toro Salvaje”. En esta comedia dirigida por Peter Segal (“El Súper Agente 86”, “Golpe Bajo: El Juego Final”) se ponen en la piel de Henry “Razor” Sharp y Billy “The Kid” McDonnen, respectivamente; dos antiguos rivales -tanto en el cuadrilátero como en la vida- que dejan por un momento su retiro para reencontrarse en el ring para un combate final 30 años después de su última pelea.

Ajuste de Cuentas 1

En su apogeo, estas dos leyendas oriundas de Pittsburgh sólo pelearon dos veces, logrando sólo una victoria sobre el otro y sin tener la posibilidad de un desempate (el “Grudge Match” del título original del film), ya que Razor inesperadamente se retiró, rehusándose a dar explicaciones del porqué pero noqueando las carreras de ambos de un rotundo puñetazo. Por tal motivo, ambos pasaron al olvido, dedicándose a otros trabajos. El personaje de De Niro administra un bar y una agencia de autos, mientras que el de Stallone trabaja en un astillero.

Cada uno, motivado por sus propias razones (las monetarias no se excluyen), terminan aceptando la propuesta de una compañía que quiere el desempate oficial, además de capturar sus voces y movimientos para un videojuego. Quien los convence es un patrocinador de boxeo llamado Dante Slate Jr. (papel a cargo de un enérgico y sumamente divertido, aunque por momentos cansador, Kevin Hart), quien debe lidiar con estos dos dinosaurios para que se desquiten de una vez por todas en el ring.

Mientras ambos se ponen en forma con sus respectivos entrenadores (encarnados por Alan Arkin y Jon Bernthal), la trama -que se desarrolla de una manera llevadera- no sólo tiene como objetivo que los dos protagonistas resuelvan una disputa deportiva que quedó inconclusa sino que también tengan la oportunidad para cerrar viejas heridas y asuntos no resueltos dentro del plano personal (allí entra en juego la mujer que se encuentra en el medio de ambos, papel a cargo de Kim Bassinger).

Con infaltables guiños a “Rocky” (la clásica escena del frigorífico puede verse en el trailer), la historia funciona (podría haber sido mucho peor), entretiene y divierte con una seguidilla de momentos graciosos (muchos de ellos recaen en el personaje de Hart) sobre la edad avanzada de la dupla protagónica. Segundas oportunidades y la búsqueda de redención conforman la premisa de esta pelea que se vuelve una metáfora del nunca darse por vencido… tengas la edad que tengas (no para darse jabs y ganchos, valga la aclaración).

Consejo: A no levantarse de la butaca ni bien comiencen los créditos finales del film, ya que tiene dos escenas adicionales que no tienen desperdicio.

Galería de imágenes

Trailer

“Ajuste de Cuentas” (Grudge Match) es una presentación de Warner Bros. Pictures. Dirigida por Peter Segal. Protagonizada por Sylvester Stallone, Robert De Niro, Kevin Hart, Alan Arkin, Kim Basinger y Jon Bernthal. Un guión de Tim Kelleher y Rodney Rothman, sobre una historia de Tim Kelleher.

Producida por Michael Ewing, Bill Gerber, Mark Steven Johnson, Ravi D. Mehta y Peter Segal. Productores Ejecutivos: . Co-Productor: Bob Dohrmann. Productor Asociado: Chris Osbrink. Diseño de Producción: Wynn Thomas. Diseño de Vestuario: Mary E. Vogt. Fotografía: Dean Semler. Edición: William Kerr. Música: Trevor Rabin.

Periodista/Redactora en Cine y más...