Durante su visita a Buenos Aires para promocionar la nueva serie de Netflix, entrevistamos a los actores latinos (él es argentino y ella de ascendencia española y uruguaya) que conforman el elenco del exitoso spin-off de la icónica serie de los ’90

Por María Gabriela Losino

En este aluvión de revivals televisivos, la familia Tanner no podía ser la excepción. El regreso, en esta ocasión, fue con una casa un poco más llena. El Viernes 26 de Febrero, Netflix estrenó la serie original “Fuller House”, una continuación (o spin-off) de la recordada sitcom “Tres por Tres” (Full House), creada por Jeff Franklin y que tuvo ocho temporadas en el aire (1987-1995). En 2017, llega la segunda temporada.

Netflix - Fuller House - Soni Nicole Bringas - Juan Pablo Di Pace 1

En el evento de promoción que realizó Netflix en Buenos Aires, entrevistamos a dos de los nuevos integrantes que se sumaron al elenco original de la icónica serie: el argentino Juan Pablo Di Pace, quien interpreta a Fernando, ex-esposo de Kimmy (Andrea Barber), y la talentosa joven de ascendencia latina Soni Nicole Bringas, quien encarna a Ramona, la hija de ambos.

Di Pace nos contó sobre sus experiencias actorales luego de dejar nuestro país (trabajó en Italia, Londres, España y los Estados Unidos, donde hizo de villano en la nueva versión de “Dallas”) y sobre el aire fresco que “Fuller House” trae de nuevo a la televisión con el tipo de comedia familiar liviano e inocente que había perdido su lugar. Por su parte, la simpática Bringas (hija de padre uruguayo y madre española), habló sobre el ser parte de esta serie, la química geniuna que hay entre el elenco, el futuro del streaming y la diversidad cultural que actualmente se ve en la pequeña pantalla.

¿Qué se siente formar parte de una serie que fue tan icónica?

– Soni: Es increíble. “Full House” terminó antes de que yo naciera y por obvias razones no era una gran fan. Antes de comenzar a filmar la vi y fue genial, sobre todo sabiendo cuán popular y especial sigue siendo en la actualidad, después de 20 años. Para mí es honor ser parte de este spin-off y trabajar con este elenco de actores y de personas que son tan acogedoras y super agradables.

– Juan Pablo: Como dijo esta la señorita… Es increíble. Es una de esas cosas que no suceden muy a menudo. Me refiero al hecho de ingresar a una serie ya establecida, amada por tanta gente y que tiene una base de fans considerable. Ser parte de la segunda generación de “Full House”, 20 años después, es genial porque se dio el mismo fenómeno. Me encanta recibir el cariño de la gente… a través de las redes sociales nos hacen saber lo bien que ha sido recibida la serie. También me encantó el hecho de que, si bien conocía todo sobre el elenco y sobre la serie original (yo no crecí con ella) pude tomar cierta distancia del éxito y el entusiasmo que se genera antes de unirme al proyecto. Y ésto me permitió no estar tan nervioso a la hora de pisar el set. ¡Ellos son tan geniales! Son realmente una familia… se aman tanto… Nos amamos tanto… (risas)… ahora nosotros también somos parte.

Demasiados abrazos…

– Soni y Juan Pablo: ¡Sí! Demasiados… (más risas).

¿Cómo fue para ustedes dos ser testigos de la reunión del elenco original?

– Juan Pablo: Fue emotiva.

– Soni: Sí, creo que fue muy especial, pero no porque se hayan reencontrado (porque ellos no han perdido el contacto tras la finalización de “Full House”) sino por el hecho de realizar nuevamente la serie. Quiero decir… el volver a la misma casa y reactivar tantos recuerdos. Fue muy lindo para mí el ver lo felices que estaban.

Juan Pablo, como actor argentino… ¿Cómo fue la experiencia de trabajar en los Estados Unidos y especialmente para Netflix?

– Superó mis expectativas. Yo me crié en Buenos Aires y cuando era chico soñaba con trabajar en Hollywood y el camino fue largo… muy largo. Me fui a los 17… primero a Italia, luego a Londres y más adelante España. Finalmente cuando cumplí treinta y tantos… (risas) me dije “ahora o nunca”. Así que me fui para los Estados Unidos y ha sido grandioso todo lo que me ha dado ese país en los últimos dos años y medio… que es muy poco, pero que ha sido mucho. Así que estoy muy orgulloso. Y también estoy muy contento por regresar a mi país y visitarlo nuevamente para promocionar la serie. Y aproveché para ver a Moria Casán y Antonio Gasalla que son mis héroes (risas).

¿Te gustaría trabajar en la Argentina Juan Pablo?

– ¡Sí! Me encantaría trabajar acá. Curiosamente, es el único lugar en el que viví y en el que no he trabajado como actor. En todos los demás sí.

¿Por qué?

– Porque, como te contaba antes, me fui a los 17. Era demasiado joven y aún no sabía que quería ser actor. Pero sí, me encantaría hacer algo acá. La industria cinematográfica de la Argentina es increíble y hay mucho talento, así que… espero hacerlo pronto.

¿Qué piensan sobre el humor inocente de las sitcoms de los ‘90 y el de las de ahora? ¿Cómo ‘Fuller House’ encontró su espacio en una época tan distinta como la actual?

– Soni: Creo que “Fuller House” tiene el mismo espíritu y el mismo sentimiento de calidez de aquellos años pero adaptada a los problemas de 2016, más relacionados con la tecnología, las redes sociales, el cyber bullying y todas esas cosas. Y creo que esa es la razón por la cual los niños ahora se han conectado con esta serie. Porque creo que en cada show se muestra una lección de vida. En los 90, cuando se emitía “Full House”, los niños también veían reflejados los problemas de esa época pero es verdad también que el humor inocente ha quedado un poco olvidado.

– Juan Pablo: “Fuller House” definitivamente tiene el mismo espíritu de aquella época. Hubo muchos cambios durante todas estas décadas pero lo que creo que es definitivamente revolucionario es el hecho de que Netflix haya decidir reflotar la premisa de la serie original en esta época. Lo hizo en un momento en el que, como espectadores, nos hemos acostumbrado mucho a otra clase de comedia, mucho más irónica, sarcástica, adulta y oscura. En aquellos días, las sitcoms de los ’90 estaban influenciadas por Lucille Ball y tantos otros comediantes de humor liviano e inocente, pero en el buen sentido. Es genial que la plataforma, cuyo catálogo cuenta con series originales muy oscuras, haya encontrado un balance en desarrollar producciones más livianas con mensajes positivos y que pueda ver toda la familia. En la televisión hay una fuerte necesidad de este tipo de revivals que apelan a la nostalgia y a la comedia fresca e ingenua. Y en este aspecto, de cierta manera, creo que también formamos parte de una revolución.

¿Aprendiste algo siendo parte de esta serie?

– Aprendí mucho.

Algunos movimientos y pasos de baile tal vez… (NdR: Su personaje, Fernando, baila muy bien)

– Juan Pablo: No, ya tenía esos movimientos (risas).

– Soni: ¡Sí! Ya los tenía (risas).

via GIPHY

– Juan Pablo: Era bailarín antes de ser actor, durante muchos años. Le dije a Jeff (Barkling, creador de “Fuller House”)… “Soni y yo somos bailarines, así que úsalo” (bromea). También soy cantante, así que escribió una canción para el último episodio… Hablando en serio, lo que aprendí al estar en esta serie es el género sitcom porque nunca lo había hecho. Es algo muy norteamericano, que no ves en ningún otro lado que no sea en los Estados Unidos. Estaba un poco abrumado porque hay que aprender el ritmo, la mecánica, el lenguaje, las marcas… Tenés que hacer a la gente reír de golpe (chasquea los dedos).

– Soni: Y la colocación de las cámaras al grabar…

– Juan Pablo: Eso también. Hay cambios de último minuto y tenés que adaptarte. Creo que sentí mucha presión cuando comenzamos a grabar el primer episodio porque yo veía que todos eran tan buenos y sabían lo que estaban haciendo. Yo me preguntaba “¿estará bien ésto que estoy haciendo?”.

– Soni: Claro… tenían 30 años de experiencia haciendo ésto y uno tiene que seguirles el ritmo y ponerse al día con la forma de trabajo, pero rápidamente todos nos complementamos.

Al comienzo de la década del ’90, los Tanner eran la típica familia americana y ahora ustedes interpretan a dos personajes latinos, lo cual no era muy común ver. Fernando y Ramona ahora forman parte de este entorno familiar. ¿Qué opinan y qué sienten que representa ésto en la época contemporánea de la televisión?

– Soni: Para nosotros es muy especial porque la diversidad que actualmente se ve en la televisión no estaba incluída en los programas de los ’90. Y me encanta ser como una especie de pionera, especialmente en “Fuller House”, que antes no la tenía. De hecho, tenemos un personaje asiático, hay referencias hispanas y en uno de los episodios hay una escena con una fiesta temática india. Es genial ser los representantes latinos dentro de la serie.

– Juan Pablo: Representantes argentinos… (agrega con orgullo).

Netflix - Fuller House - Soni Nicole Bringas - Juan Pablo Di Pace 2

Fernando y Ramona son argentinos y ahora ustedes están en Buenos Aires promocionando la serie… ¿Es genial no?

– Juan Pablo: ¡Sí! Es genial. Es como un regalo.

¿Es difícil para ustedes o para la gente con la que trabajan no caer en el estereotipo del latino?

– A veces… Es decir, nos hacemos oír y tenemos nuestras opiniones. En esta primera temporada, tuvimos a un guionista que vivió en la Argentina, así que él fue un poco el encargado de marcarle a los demás escritores lo que no era correcto respecto a nuestra forma de ser. Y si a mí me preguntaran, yo les diría cómo somos los porteños y cómo hacemos ciertas cosas. Lo que quiero decir es que todo el equipo de producción y el elenco de “Fuller House” son muy abiertos, colaborativos y tratan de que todos demuestren sus talentos y tengan su momento. Por ejemplo, Jodi (Sweetin) tiene una gran voz y eso lo sumaron a la serie; Soni es una gran bailarina y también lo incluyeron… me refiero a ese tipo de cosas. Yo, personalmente, tuve una charla con Jeff. Él quería que Fernando fuera colombiano y yo le dije “¿por qué no argentino?” y finalmente lo fue. La cultura latina está creciendo y cada serie tiene este tipo de personajes. Creo que de cierta manera, estamos ampliando los límites en la televisión americana.

¿Candace Cameron Bure y Jodie Sweetin eran unas niñas, como vos Soni, cuando hicieron “Full House”. ¿Te dieron algún consejo antes de comenzar a grabar?

– Ellas eran mucho más jóvenes que yo. Candace tenía 10 y Jodie 5. Yo tengo 14. Ellas crecieron con el show. Me dieron consejos sobre actuación, pero el más importante fue que me mantuviera humilde, realista y consciente sobre lo que es importante en la vida. Con ellas dos entablé rápidamente una relación muy familiar. También con Andrea Barber, que interpreta a Kimmy Gibbler, mi mamá. Ella me ayudó mucho. Es muy lindo ver que ese vínculo tan geniuno que tenemos traspasa la pantalla.

– Juan Pablo: Tenemos mucha química. Recuerdo que nuestras audiciones fueron por separado y cuando nos juntamos enseguida eso se notó y nos dijimos “esta familia funciona”.

¿Están entusiasmados por la segunda temporada?

– Juan Pablo y Soni: ¡Sí! Muy entusiasmados.

– Juan Pablo: Porque además Netlix la renovó a cinco días del estreno. Es grandioso. Los fans se hicieron oír. Esa es la belleza de Netflix. Es una plataforma que no difunde números sobre cuánta gente ve sus series, pero definitivamente lo saben a través de algoritmos que les indican si el usuario está viendo o no, si ve toda la temporada entera (el famoso “binge-watching”), etc. Es fantástico. Creo que la gente vio la temporada entera de “Fuller House” en pocas horas.

– Soni: Es más… el día del estreno de “Fuller House” los ratings de la televisión bajaron considerablemente. Y creo eso no ha pasado antes.

– Juan Pablo: ¡Sí! Competimos con las grandes cadenas de televisión. Es una locura y un honor ser parte de este cambio. Es una nueva era en la televisión hacia la que nos dirigimos, en la que los espectadores eligen qué ver, cuándo y cómo verlo.

¿Pensaron en algún momento que la ausencia de las gemelas Olsen afectaría el resultado de “Fuller House”? ¿Creen van a participar de la segunda temporada?

– Juan Pablo: Se habló mucho más de las gemelas Olsen afuera del set que adentro. Nosotros nos concentramos en hacer la mejor comedia posible. De hecho, no recuerdo haber hablado de ellas mientras grabábamos. Obviamente, Mary Kate y Ashley fueron parte de esta serie icónica pero también es una realidad que este spin-off tuvo -y tiene- una identidad propia. Las historias de cada episodio fueron muy buenas y me encantaron los chistes y las referencias sobre ellas. Fue como tenerlas allí presentes.

– Soni: Creo que todos quieren que regresen pero no se sabe. No han actuado por un buen tiempo  así que no creo que sea algo que ellas quieran hacer. Pero… ya veremos… Siempre son bienvenidas.

Creo que John Stamos está presionando para que regresen ¿no?

– Juan Pablo: A John le encantaría tenerlas. Y a Jeff también. Ya veremos… Seguro tendremos muchas temporadas para tenerlas (risas). Es el sueño de cualquier actor estar en una serie de larga duración.

Soni, ¿Cómo balanceas tu vida personal como una niña/casi adolescente y como actriz?

– Bueno, prácticamente ésta es mi vida, como niña y como actriz. Así lo considero. Soy bailarina y desde los 6 años que estoy en la industria del entretenimiento. Para mí, la transición del baile a la actuación no fue tan difícil porque cuando bailas sos como un adulto todo el tiempo. Yo tuve que madurar rápido y ser más responsable. Cuando descubrí la actuación, fue algo divertido. Siento que lo que hago no es anormal, todo lo contrario. Ésto es “mi normal”. No es lo mismo crecer bailando y actuando que descubrirlo y hacerlo ya de más de adulto, donde el cambio puede llegar a ser más importante.

– Juan Pablo: A ella le encanta. Es taaaaan buena, profesional, talentosa… ¡y es mi hija! (risas).

Periodista/Redactora en Cine y más...