Algunos puntos de la ceremonia número 89 no quedan claros. El principal es que se nota de lejos que la ideología y la política se han colado en la Academia y condicionan la entrega de premios

Por María Inés Maceratesi

Desde que vi la entrega de los Oscar, vengo pensando algunos puntos que no me quedan claros. El principal es que se nota -de lejos- que la ideología y la política se han colado en la Academia y condicionan la entrega de premios.

AMPAS - Premios Oscar - Academy Awards - Mahershala Ali

Vi la mayoría de las películas, creo que me faltan dos o tres. De lo visto, y comparando con las nominaciones, me pareció que “La La Land” estaba sobrevaluada; es hermosa en cuanto a que las canciones y los bailes son muy atractivos, también están bien los actores. Hollywood tiene artistas muy dúctiles que saben cantar y bailar además de actuar- pero la película en sí, es un revival de otras producciones de los años ’50 o ’60.

Mi preferida dentro de las nominadas era “Lion” o, como se la conoce en la Argentina “Un Camino a Casa”, que trata de un niño indio, muy pobre, que se pierde y tarda 25 años en reencontrarse con su verdadera madre y lo logra gracias al Google Earth porque no recuerda ni el nombre de su pueblo, ni su apellido, nada. Es un caso real, adaptación del libro del mismo nombre y está muy bien desarrollada la historia.

En segundo lugar de mis favoritas estaba “Manchester by the sea”, también una historia de vida muy de estos tiempos. En tercer lugar ubico a “Hasta el último hombre” (Hacksaw Ridge) cuyo director es Mel Gibson y trata de un soldado que, en la guerra Segunda Guerra Mundial, no quiere usar armas por sus creencias religiosas.

A “La La Land” ni la consideraba para el Oscar porque era número puesto pero, no fue así. Y una que no figuró para mejor película pero sí Viggo Mortensen como mejor actor, era “Capitán Fantástico”, muy buena, con muy buen mensaje final.

Ahora bien, había una película por la cual no me jugaba: “Moonligth”… Pero que cuando terminé de ver las que vi, concluí que sería la ganadora. ¿Por qué? porque mi deducción fue ésta: trata sobre un niño negro (casi todos los que actúan lo son), homosexual, que sufre violencia desde pequeño y con un actor (Mahershala Ali) que sólo actuó unos diez minutos y fue nominado a mejor actor de reparto y es el primer musulmán en obtener la estatuilla dorada.

Conclusión según mi entender: en este momento en que el presidente estadounidense es Donald Trump, podían suceder dos cosas, siempre según mi entender: que le dieran el premio a mejor película a “La La Land”, típico producto hollywoodense, lo cual lo complacería sobremanera, o que se lo dieran a “Moonlight” que trata sobre todo lo que él combate como racista, homofóbico y anti musulmán.

Sucedió que se lo dieron a “Moonlight”. Si mi deducción es cierta, una pena que la ideología se cuele en la Academia. Si sirve para contradecir a Trump por tener esas ideas racistas, bienvenido sea. Igualmente, vayan a ver todas las películas porque todas tienen su valor y su estética particular.

Eso sí, el papelón de haber dado por ganadora a una y luego a otra, es lo que se merece un OSCAR a la mejor improvisación, algo nunca visto en la historia de estos premios.

PD: “Zootopia”, mejor película animada… ¡¡¡espectacular!!!

Información sobre los últimos estrenos de cine y televisión por cable, música, bandas sonoras de películas, lanzamientos en DVD, Libros, Comics y mucho más.